miércoles, 22 de marzo de 2017

EL MAYOR MANDAMIENTOS DE TODOS


Los críticos que están en contra de la Iglesia Adventista del Séptimo Día o de Ellen G. White, han hecho una observación en la cita de Ellen White refiriéndose al cambio de día de reposo que hizo el papado con respecto al cuarto mandamiento.
La cita es la siguiente:
El papa cambió el día de reposo del séptimo al primer día de la semana. El pensó cambiar el mandamiento que fué dado al hombre para que se acordase de su Creador. Pensó cambiar el mayor mandamiento del Decálogo y hacerse así igual a Dios o aun exaltarse sobre Dios.
Primeros escritos, pág. 65
Según estos críticos, observan que el mayor mandamiento no es el cuarto mandamiento, porque Jesús dejó dicho que el mayor mandamiento es "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.' Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: 'Amarás a tu prójimo como a ti mismo.' (Mt. 22:36-40).
El problema es que estos sujetos no interpretan la biblia, porque lo que Ellen White dice es correcto.
Para comprender esto, leamos el versículo completo y analicemos profundamente, porque la biblia hay que escudriñarla.
"Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la Ley?" Jesús le dijo: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.' Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: 'Amarás a tu prójimo como a ti mismo.' De estos dos mandamientos depende toda la Ley y los Profetas (Mt. 22:36-40).
Bien, lo que dijo Jesús en que los 10 mandamientos se resumen en amar a Dios y amar al prójimo, en realidad esto sería una síntesis. Y qué es síntesis? Es el resumen de un resumen; lo más resumido posible. Amar a Dios y amar al prójimo es el resumen de los 10 mandamientos.
En el mundo religioso se dice que la ley de Dios fue abolida o que no es necesario guardar la ley, pero es algo absurdo y sin lógica que Jesús haya resumido algo que no existe, ¿no les parece?
Resumen de los 10 mandamientos:
1.- AMAR A DIOS
Y volviendo al punto anterior; observando los 4 primeros mandamientos:
Si yo no tengo dioses ajenos, si yo no tengo imágenes, si yo no tomo el nombre de Dios en vano y si yo me acuerdo para honrar al Creador guardando el séptimo día, estaré AMANDO A DIOS.
2.- AMAR AL PRÓJIMO COMO A MÍ MISMO
Si yo honro a mi padre y a mi madre, si yo no mato, si no cometo adulterio, si no robo, si no doy falso testimonio y no codicio las cosas o la mujer de mi prójimo, estaré AMANDO A MI PRÓJIMO COMO A MISMO.
De este modo es que aplico a estas dos acciones: "El primero y más importante: Amaras al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu mente y tu alma; el segundo es semejante, Amaras a tu prójimo como a ti mismo."
Y la lectura sigue:
..."de estos dos depende la ley y los profetas"
No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.
Mateo 5:17
"La ley" se refiere a los cinco primeros libros de la Biblia, o sea, los libros que escribió Moisés. "Los profetas" significa el resto del antiguo testamento.
Veamos lo que Ellen White comenta respecto a esto:
Los dos primeros mandamientos pronunciados por Jehová atacan la idolatría, porque ésta, al ser practicada, induce al hombre a sumirse muchísimo en el pecado y la rebeldía, y resultaría con el tiempo en la ofrenda de sacrificios humanos. El Señor quería proteger a su pueblo para que ni se acercara a tales abominaciones. Los cuatro primeros mandamientos se dieron para mostrar al hombre cuáles son sus deberes hacia el Altísimo. El cuarto es el eslabón que une al gran Dios con el hombre. El sábado fue dado especialmente en beneficio del hombre y para honra del Señor. Los seis últimos preceptos señalan el deber del hombre hacia sus semejantes.
{Historia de la Redencion 144.}
Y bien, ahora que comprendimos esa cuestión, no sería correcto decir que la salvación se la gana guardando los 10 mandamientos. La salvación únicamente viene por la fe en Jesús.
Si tú le reclamas o le dices a Dios todo lo bueno que has hecho, Jehová te responderá "No te conozco". Pero si tú aceptas a Jesús como tú Salvador, Jehová estará viendo a su hijo en tu lugar y te aceptará. Amén?
Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.
Juan 14:6
Todo aquel que confiese que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios.
1 Juan 4:15
Todo aquel que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo, tiene también al Padre.
1 Juan 2:23
Guardar la ley de Dios no es un puente para ser salvo. Guardamos la ley Dios no para ser salvos sino porque ya somos salvos. Guardamos la ley de Dios no para santificarnos sino porque ya somos santos, amén?
Otro punto importante...
Muchos dicen que es imposible guardar la ley de Dios y eso es cierto, porque somos pecadores, nos gusta el pecado y el pecado vive en nosotros. Pero el poder guardarlos esta en este versículo:
Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.
Gálatas 2:20
Si yo hago el bien a mi prójimo no soy yo, es Cristo. Si yo perdono no soy yo, es Cristo. Si yo ayudo al necesitado no soy yo, es Cristo. Si yo predico el Evangelio no soy yo, es Cristo. De ese modo es que guardamos la ley de Dios.
Hecho por: Richard Vargas
facebook.com/RichardVargasOficial
youtube.com/RichardVargasOficial
Instagram: RichardVargasOficial
Ministerio: La Voz de la Sabiduría