miércoles, 15 de marzo de 2017

LOS 6000 AÑOS Y EL GRAN ENGAÑO



La locura de poner fechas para la segunda venida de Cristo no ha terminado, siguen levantándose grupos fanáticos, supuestamente iluminados por Dios para poner fechas al retorno de Jesus.
A pesar de las advertencias y el peligro con respecto a poner fechas, estos grupos espurios siguen manipulando textos bíblicos y citas de Elena White para apoyar sus falsas enseñanzas.
El argumento que mayormente usan es el tema de los 6000 años, ellos sostienen que cuando Elena White menciona los 6000 años, se está refiriendo al periódico de purificación de la tierra y la retorno de Cristo. Ellos dicen que los 6000 años terminan el 2031. Pero Elena White nunca escribió sobre los 6000 años para usarlos para poner fechas para el retorno de Cristo, ella uso aproximados para que recalcar una verdad y un evento que gira alrededor de la cita, y no para pronosticar fechas. Eso lo notamos en el contexto.
Por ejemplo un predicador puedo usar este mismo principio a la hora de estar predicado, podemos decir que la tierra tiene más de seis mil años, o que el diluvió fue casi cuatro mil años atrás; o podemos decir que Cristo vino a la tierra hace 2000 años aproximadamente; pero tampoco debemos de pensar que el predicador lo está haciendo con el sentido de poner una fecha.
Notaremos que en la mayoría de casos Elena White usa el término "casi", "cerca" "más" "unos" "durante" etc..
"La Gran controversia entre Cristo y Satanás, sostenida desde hace CERCA DE SEIS MIL AÑOS está por terminar; y Satanás redobla sus esfuerzos para hacer fracasar la obra de Cristo en beneficio del hombre y para sujetar las almas en sus lazos. Su objeto consiste en tener sumido al pueblo en las tinieblas y en la impenitencia hasta que termine la obra mediadora del Salvador y no haya más sacrificio por el pecado". – {CI 18.1}
"La continua transgresión del hombre durante CASI SEIS MIL AÑOS ha producido enfermedad, dolor y muerte. Multitudes están pereciendo por falta de conocimiento. – {CM 453.2}
"Los pies del Hijo de Dios pisaron el suelo de la tierra. Por espacio de MAS DE SEIS MIL AÑOS la tierra con sus bellezas y sus dones para la subsistencia han dado testimonio del amor del Creador". – {CNS 171.3}
"El hombre salió de la mano de su Creador perfecto en su estructura y hermoso en su forma. El hecho de que DURANTE SEIS MIL AÑOS haya soportado el peso siempre creciente de la enfermedad y el crimen, es una prueba concluyente del poder de resistencia del cual fue dotado. Y aun cuando los antediluvianos generalmente se entregaron al pecado en forma irrefrenada, pasaron más de dos mil años antes que la violación de las leyes naturales produjera consecuencias sensibles. Si Adán no hubiera poseído originalmente un poder físico mayor que el que los hombres tienen ahora, la raza se habría extinguido". – {CRA 139.1}
"Pero a medida que la iglesia se va acercando a su liberación final, Satanás obrará con mayor poder. Descenderá “teniendo grande ira, sabiendo que tiene poco tiempo”. Apocalipsis 12:12. Obrará “con grande potencia, y señales, y milagros mentirosos”. 2 Tesalonicenses 2:9. POR ESPACIO DE SEIS MIL AÑOS esa inteligencia maestra, después de haber sido la más alta entre los ángeles de Dios, no ha servido más que para el engaño y la ruina. Y en el conflicto final se emplearán contra el pueblo de Dios todos los recursos de la habilidad y sutileza satánicas, y toda la crueldad desarrollada en esas luchas seculares. Durante este tiempo de peligro los discípulos de Cristo tienen que dar al mundo la amonestación del segundo advenimiento del Señor; y un pueblo ha de ser preparado “sin mácula, y sin reprensión” para comparecer ante él a su venida. 2 Pedro 3:14. Entonces el derramamiento especial de la gracia y el poder divinos no será menos necesario a la iglesia que en los días apostólicos. – {CS 13.3}
"Los espíritus niegan la divinidad de Cristo y hasta ponen al Creador en el mismo nivel que ellos mismos. Bajo este nuevo disfraz el gran rebelde continúa llevando adelante la guerra que empezó en el cielo y que se prosigue en la tierra desde hace UNOS SEIS MIL AÑOS. – {CS 540.3}
"El gran conflicto siguió su curso DURANTE SEIS MIL AÑOS; el Hijo de Dios y sus mensajeros celestiales lucharon contra el poder del maligno, para iluminar y salvar a los hijos de los hombres. Ahora todos han tomado su resolución; los impíos se han unido enteramente a Satanás en su guerra contra Dios. Ha llegado el momento en que Dios ha de vindicar la autoridad de su ley pisoteada. Ahora el conflicto no se desarrolla tan solo contra Satanás, sino también contra los hombres. “Jehová tiene una contienda con las naciones”; “y en cuanto a los inicuos los entregará a la espada”. – {CS 638.1}
EL PELIGRO DE PONER FECHAS
Lo que estudiamos anteriormente está en perfecta armonía con otras citas, en donde la misma autora prohíbe usar números para poner fechas, ella enfatiza que las ultima fecha profética que tiene que ver con tiempo fue 1844, después de esta no existe otra fecha que este revelada a los mortales.
“Si usted lleva el yugo de Cristo, si soporta su carga, verá que hay mucho que hacer en armonía con los siervos de Dios en la obra de predicar a Cristo y a Cristo crucificado. Pero cualquiera que empiece a proclamar un mensaje para anunciar la hora, el día o el año de la aparición de Cristo, ha tomado sobre sí un yugo y está proclamando un mensaje que el Señor nunca le ha dado". – {TM 61.1}.
"Usted no podrá decir que él [Jesús] vendrá dentro de uno, dos o cinco años, ni tampoco tiene que postergar su venida diciendo que tal vez no ocurra por diez o veinte años.—The Review and Herald, 22 de marzo de 1892". – {EUD 32.3}
"Muchos de los que tomaron el nombre de adventistas han incurrido en el error de fijar fechas para la venida de Cristo. Lo han hecho repetidas veces, pero el resultado ha sido cada vez el fracaso. Se nos declara que el tiempo definido de la venida de nuestro Señor está fuera del alcance de los mortales. Aun los ángeles que ministran a los que han de ser herederos de la salvación no conocen ni el día ni la hora. “Empero del día y hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino mi Padre solo”. Mateo 24:36.—Joyas de los Testimonios 1:506 (1879). – {EUD 32.1}
Los eventos proféticos deben de ocurrir cuando Dios lo diga, sin embargo debemos evitar ser pronosticadores o fijar fechas. Elena G. de White advierte:
"Se me ha advertido repetidamente con respecto a la fijación de fechas. No volverá a haber (desde 1844) un mensaje para el pueblo de Dios que esté basado en una fecha. No podemos saber el tiempo definido para el derramamiento del Espíritu Santo o la venida de Cristo". RH, 22 de Marzo de 1892.
"Dios no le da a ningún hombre un mensaje de que pasarán cinco o diez o veinte años antes de que concluya la historia de esta tierra. El no quiere darle a ningún ser viviente una excusa para demorar la preparación para su venida. El espera que nadie diga, como lo hizo el siervo infiel: “Mi señor tarda en venir”, porque esto conduce a un descuido temerario de las oportunidades y privilegios para prepararnos para ese gran día".—The Review and Herald, 27 de noviembre de 1900. – {EUD 33.1}
En otro cita advierte de este peligro:
"Ni está contemplado en la providencia de Dios que cualquier hombre finito que emplee un instrumento, que haga cómputos con números, símbolos o signos, pueda saber con ningún grado de exactitud el tiempo de la venida del Señor". Ms 9, 1891.
El deber de la iglesia es predicar el evangelio, no pronosticar fechas:
«Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.» Hechos 1:6-8 RVR1960
Por Rafael Díaz