lunes, 5 de junio de 2017

El mundo y las iglesias se están uniendo para transgredir la ley de Dios



Me fue presentado un grupo de personas bajo el nombre de adventistas del séptimo día, que aconsejaban que el estandarte o la señal que nos hace un pueblo singular no se hiciera ondear en forma tan destacada; como razón de esto sostenían que no era la mejor política para asegurar el éxito de nuestras instituciones. Pero este estandarte distintivo ha de llevarse por todo el mundo hasta el fin del tiempo de gracia. Juan dice, al describir el pueblo remanente de Dios: “Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús”. Apocalipsis 14:12. Esto comprende la ley y el Evangelio. El mundo y las iglesias se están uniendo para transgredir la ley de Dios, para derribar el monumento conmemorativo de Dios y para exaltar un día de reposo que lleva la rúbrica del hombre de pecado. Pero el sábado de Jehová tu Dios ha de ser una señal para mostrar la diferencia que existe entre los obedientes y los desobedientes. Vi que algunos extendían sus manos para quitar el estandarte y oscurecer su significado espurio, y cuando aleje las almas de la obediencia y la lealtad a Dios, alcanzará el punto al que llegó el pueblo en los días de Cristo... ¿Elegirá entonces alguno ocultar su estandarte o disminuir su devoción? El pueblo a quien Dios ha honrado, ha bendecido y ha prosperado, ¿rehusará dar testimonio en favor del monumento de Dios en un tiempo cuando ese testimonio debería darse? ¿No se estimarán más los mandamientos de Dios ahora cuando los hombres desprecian la ley de Dios?
(Manuscrito 15, 1896).

Mensajes Selectos Tomo 2, pp.443,444.