domingo, 4 de junio de 2017

El sello de Dios y la marca de la bestia


Sólo dos clases

Sólo puede haber dos clases. Cada grupo está marcado claramente, ya sea con el sello del Dios viviente o con la marca de la bestia o de su imagen.

A medida que nos acerquemos al  fin del tiempo, la línea de separación entre los hijos de la luz y los de las tinieblas será más y más definida. Estarán más y más en desacuerdo. Esta diferencia se expresa en las palabras de Cristo: “Nacido de nuevo”; creado de nuevo en Cristo, muerto al mundo y vivo para Dios. Estos son los muros de separación que dividen lo celestial de lo terrenal, y que describen la diferencia entre los que pertenecen al mundo y los que son escogidos para salir de él, que son elegidos, preciosos a la vista de Dios.
http://tocadtrompeta.blogspot.com.es/2017/06/el-sello-de-dios-y-la-marca-de-la-bestia.html