sábado, 8 de julio de 2017

¿UNA NUEVA PROFETA?

La imagen puede contener: una persona, texto
¿UNA NUEVA PROFETA?
Hace un par de semanas se comenzó a difundir por diferentes redes sociales los supuestos sueños y visiones que una hermana adventista puertorriqueña está recibiendo en relación a eventos finales y la preparación necesaria para poder enfrentarlos. Su nombre es Daisy Escalante. Busque por diferentes medios información sobre ella pero hay muy poca, casi nada, a excepción de su nacionalidad. Como adventistas del séptimo día sabemos muy bien que la palabra de Dios nos llama a someter toda experiencia profética “¡A la ley y al testimonio!” (Isaías 8:20). En estos tiempos donde el error prevalece y la verdad ha sido oscurecida y corrompida cobra mucho sentido la instrucción que apóstol Juan dio hace muchos siglos atrás: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo.” (1 Juan 4:1). El presente artículo tiene el propósito de poner en balanza las declaraciones de Daisy Escalante con el contenido de la Biblia y el Espíritu de Profecía. Recordemos que “los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas.” (1 Corintios 14:32). Si Daisy es un verdadero profeta entonces sus visiones, sueños y enseñanzas deberán concordar en un cien por ciento con lo que enseñaron los profetas bíblicos y Elena de White, sino es así su inspiración proviene de otra fuente.
VISIONES, ERRORES Y CONTRADICCIONES
En su primera visión [1], la Sra. Daisy Escalante realiza algunas afirmaciones fuera de lugar, notemos cada una de ellas y contrastémoslas con lo que el Espíritu de Profecía dice:
Daisy Escalante: "Él ya había comenzado a derramar el Espíritu Santo."
Elena de White: “No hemos de saber el tiempo definido ni para el derramamiento del Espíritu Santo ni para la venida de Cristo [...]. ¿Por qué Dios no nos ha dado este conocimiento? Porque si lo hiciera, no haríamos un uso correcto del mismo. Como resultado de este conocimiento, existiría entre nuestro pueblo un estado de cosas que retardaría grandemente la obra de Dios de preparar a un pueblo para estar en pie en el gran día que vendrá. No debemos vivir en base a una agitación relacionada con el tiempo.” (Eventos de los Últimos Días, Pág. 32).
Daisy Escalante: “... incluso me dio nombres.”
Elena de White: “No es su voluntad que entren en controversias por cuestiones que no los ayudarán espiritualmente, tales como: ¿Quiénes han de componer los 144.000? Fuera de duda, esto lo sabrán dentro de poco los que sean elegidos de Dios.” (Eventos de los Últimos Días, Pág. 227).
Daisy Escalante: "Estoy a un minuto de quitarme las ropas sacerdotales y ponerme las vestiduras de rey de reyes y señor de señores... estoy a un minuto de levantarme."
¿Cómo es posible que el cierre de gracia esté a un minuto de ocurrir si todavía la formación de la imagen de la bestia no ha sido completada [2]? La aprobación de una ley dominical en los EEUU y el fuerte pregón [3] son dos eventos cardinales que anunciarán la proximidad del cierre de la gracia, sin embargo ninguno de estos eventos está aconteciendo actualmente en el cronograma profético. Con esto no quiero dejar la impresión que Cristo tarda en venir y que falta mucho tiempo para que estos eventos se desencadenen, creo con todo mi corazón en la inminente venida de Cristo pero también creo que este portentoso acontecimiento ocurrirá después que se cumplan fielmente las señales y eventos escatológicos que le anteceden.
Daisy Escalante: "Sabemos que debemos irnos al campo... vendan lo que tengan."
Elena de White, por inspiración divina, nos instruyó y amonesto a que viviéramos en el campo. Lastimosamente la mayoría de adventistas no estamos poniendo en práctica dicho consejo. Sin embargo esa transición de la ciudad al campo no debe ser de manera repentina como la Sra. Daisy Escalante lo afirma, sino más bien un proceso donde la razón y el equilibrio estén presentes, nótese la siguiente declaración de la pluma inspirada: “No se haga nada en forma desordenada para que no se produzcan grandes pérdidas ni se sacrifiquen las propiedades a causa de discursos ardientes e impulsivos que despiertan un entusiasmo que no está de acuerdo con la voluntad de Dios; para que una victoria que es esencial que se obtenga no se convierta en derrota por falta de una moderación adecuada, de proyectos adecuados, de principios sólidos y de propósitos definidos. En este asunto debe haber una dirección sabia, y todos deben actuar bajo la dirección de un Consejero sabio e invisible, el cual es Dios.” (De la Ciudad al Campo, Pág. 26).
En la visión titulada “¡La destrucción de mi pueblo es inminente! (Oseas 11 y 12)” [4]. La Sra Daisy Escalante hace las siguientes declaraciones proféticas en relación al pueblo de Dios:
“Es el ardor de la ira de Jehová por el que dice ser su pueblo pero no lo es… Me llevo a las afueras de la iglesia y yo vi un cuarto, que estaba allí afuera, y vi un hombre muy finamente vestido, y me di cuenta por las ropas que llevaba, y vi que los vestidos eran como vestidos de fiesta y junto a él una mujer, que yo miraba también muy linda vestida, entonces el ángel me dijo: “Esta mujer era pura pero hasta hoy y el hombre que ves así vestido es profeta mira como le sirven” Entonces yo veía como le servían otras personas y lo vi también en amores que estaba bailando con la mujer pura y virgen, como se me había dicho, de repente vi que estos como matrimonio iban a la cama y allí dijo mi acompañante, grito y yo me asuste porque dijo: ¡Vileza! ¡Vileza en mi pueblo!... Yo vi que debajo de la iglesia había muchos animales feos y negros, unos se arrastraban, otros, apreciaba, que tenían como alas, era muy tenebrosa y espantosa la cara de estos animales… y entonces comenzaron a entrar por las puertas y las ventanas [de la iglesia]… Tienes que anunciar que la destrucción de la que dice ser mi pueblo está cerca.”
Es claro que para la Sra. Daisy Escalante la Iglesia Adventista del Séptimo Día organizada ya no es el pueblo remanente de Dios y se ha convertido en una iglesia adultera y corrupta. Nótese que el lenguaje que usa para describir a la iglesia adventista es muy similar al que Juan emplea en Apocalipsis 17 y 18 para describir a Babilonia: la madre de todas las rameras. ¿Es correcto afirmar que la Iglesia Adventista del Séptimo Día constituye Babilonia o parte alguna de Babilonia? Elena de White declara: “Los que aseveran que las iglesias adventistas constituyen Babilonia, o parte alguna de Babilonia, deberían permanecer en casa. Deténganse y consideren cuál es el mensaje que debe ser proclamado en este tiempo… El pretender que la Iglesia Adventista del Séptimo Día es Babilonia, es tener la misma pretensión que Satanás, que es el acusador de los hermanos, que los acusa delante de Dios día y noche… No hemos de pensar que los escogidos de Dios, que están tratando de andar en la luz, constituyen Babilonia. Las iglesias caídas son Babilonia.” (Testimonios para los Ministros, Págs. 36,37,42,61).
A pesar de su condición laodicense debemos tener bien en claro que la Iglesia Adventista del Séptimo Día no ha caído, ni caerá (Mateo 16:18), eso es lo que los testimonios afirman vez tras vez [5]: “Puede parecer que la iglesia está por caer, pero no caerá. Ella permanece en pie, mientras los pecadores que hay en Sión son tamizados, mientras la paja es separada del trigo precioso. Es una prueba terrible, y sin embargo tiene que ocurrir.” (Mensajes Selectos, Tomo 2, Pág. 436). Es cierto que la iglesia será purificada al extremo mediante el zarandeo, pero nunca será destruida, el movimiento adventista no será desechado por Dios. Es pertinente que recordemos el testimonio de uno de los hijos de Elena de White en relación a este asunto: “Le dije [a la Sra. Lida Scott] cómo mi madre consideraba la experiencia de la iglesia remanente, y en cuanto a su enseñanza positiva de que Dios no permitiría que esta denominación apostatase tan completamente que ocurriese el surgimiento de otra iglesia.” (W. C. White a E. E. Andross, el 23 de Mayo de 1915, Archivo de Correspondencia de la Corporación White, citada en Eventos de los Últimos Días, Pág. 51).
En el sueño titulado “¡Salid de las ciudades! Mensaje para Pastores” [6] Daisy dice que Jesús, quién en la visión se encuentra en uno de los baños de la iglesia, le pregunta: “¿Qué tú haces aquí [en la iglesia], aquí hay demasiado pecado?” La supuesta aseveración de Jesús da a entender que ella tiene una condición espiritual que es mejor en comparación con la de aquellos que están en la iglesia. En relación a las pretensiones de una vida santa, Elena de White escribe: “Aparecerá un poder engañador, y será cuando los hombres pretendan que poseen la santificación y santidad, elevándose más y más alto y jactándose de sí mismos. Mirad a Moisés y a los profetas; mirad a Daniel, a José y a Elías. Mirad a estos hombres, y halladme una sola frase donde ellos hayan pretendido alguna vez ser impecables. Precisamente el alma que se halla en estrecha relación con Cristo, contemplando su pureza y excelencia, caerá avergonzada delante de él… ¿Por qué existen tantos que pretenden ser santos y sin pecado? Es porque están muy lejos de Cristo. Yo nunca me he atrevido a pretender una cosa semejante. Desde el tiempo en que tenía catorce años, si llegaba a conocer la voluntad de Dios, estaba dispuesta a hacerla. Pero nunca me habéis oído decir que yo soy sin pecado. Los que obtienen una visión de la bondad y el exaltado carácter de Cristo Jesús, quien era santo y elevado, y cuya estela llena el templo, nunca dirán que están santificados. Sin embargo tenemos que encontrarnos con personas que dicen tales cosas y mucho más.” (Mensajes Selectos, Tomo 3, Págs. 403, 404). La palabra de Dios no guarda silencio al respecto y también condena la pretensión de una vida santa, veamos: “Sin embargo, se dicen unos a otros: “¡No te acerques demasiado, porque me contaminarás! ¡Yo soy más santo que tú!”. Ese pueblo es un hedor para mi nariz; un olor irritante que nunca desaparece.” (Isaías 65:5, NTV).
ESCATOLOGÍA FUTURISTA
La Sra. Daisy Escalante hace una analogía entre los tres años y medio antes de la destrucción de Jerusalén en el año 70 D.C. y lo que está sucediendo en la actualidad. Tomando como punto de inicio la visita del Papa Francisco a los EEUU el 23 de septiembre del 2015, ella insinúa que los 1260 días tienen una doble aplicación y finalizarán con el establecimiento de una ley dominical en el 2019 [7]. Sin embargo Elena de White, en sus escritos, nunca hace una doble aplicación a la profecía de los 1260 días, es más ella afirma que esa profecía de tiempo finalizo en el año de 1798: “Los cuarenta y dos meses son lo mismo que “un tiempo, y dos tiempos, y la mitad de un tiempo”, tres años y medio, o 1260 días de Daniel 7, el tiempo durante el cual el poder papal debía oprimir al pueblo de Dios. Este período, como fue indicado en capítulos anteriores, empezó con la supremacía del papado, en el año 538 DC., y terminó en 1798.” (El Conflicto de los Siglos, Págs. 434, 435). Es un hecho que Daisy da una aplicación futurista a los 1260 días, un método de interpretación de las profecías que nació en el Catolicismo para destruir la Reforma. Elena de White siempre dio a las profecías de tiempo una aplicación historicista no futurista o dual. Por otra parte no existe ningún indicio en los testimonios para predecir cuándo será el decreto dominical, esa tendencia proviene de falsos maestros tales como Marian G. Berry y John Scotram. La mensajera del Señor durante su ministerio afirmo que nuestro mensaje no debería depender de fechas: “El Señor me ha mostrado que el mensaje del tercer ángel debe progresar y proclamarse a los dispersos hijos del Señor, pero que no ha de depender de una fecha. Vi que algunos eran presa de un entusiasmo falso producido por la predicación referente a fechas; pero el mensaje del tercer ángel es más fuerte de lo que puede serlo el anunció de tales fechas. Vi que este mensaje puede subsistir sobre su propio fundamento y no necesita fechas para fortalecerse; que avanzará con gran poder, hará su obra y será abreviado en justicia.” (Joyas de los Testimonios, Tomo 1, Pág. 507).
Otro error escatológico que Daisy comete radica en afirmar que el juicio de los vivos inicio el 23 de septiembre del 2015. Sin embargo la mensajera del Señor es clara al decir que nadie puede determinar una fecha para dicho evento, la cita en cuestión afirma: “El juicio se lleva ahora adelante en el santuario celestial. Esta obra se viene realizando desde hace muchos años. Pronto—nadie sabe cuándo—les tocará ser juzgados a los vivos.” (El Conflicto de los Siglos, Pág. 480).
PATROCINIO DISIDENTE
Algo que me llamo la atención en relación al caso de Daisy Escalante es que los audios y videos de sus visiones en un inicio fueron publicados por cuentas en YouTube y páginas web de ministerios disidentes. Si ella es una adventista del séptimo día en regla ¿Por qué permite que este tipo de medios, que gozan de una reputación desleal, difundan su patrocinen su material? “¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?” (Amós 3:3).
CONCLUSIÓN
Por los desvaríos, contradicciones y errores expuestos podemos estar seguros que algunos elementos de las visiones de la Sra. Daisy Escalante contradicen la Biblia y el Espíritu de Profecía. Tengamos cuidado, nos pretendamos buscar luz donde no la hay. Creo que las siguientes declaraciones del Espíritu de Profecía son excelentes ingredientes para finalizar con este escrito:
“Aparecerán muchas cosas que pretenderán ser revelaciones de Dios, pero que son producto de la imaginación de mentes fatuas y engañadas.” (Mensajes Selectos, Tomo 2, Pág. 105).
“Habrá mensajes falsificados que tendrán su origen en personas radicadas en diversos lugares. Se levantará una persona tras otra, pretendiendo ser inspiradas, cuando en realidad no tienen la inspiración del cielo, sino que están bajo el engaño del enemigo. Todos los que reciban sus mensajes serán desviados. Andemos, pues, con cuidado, y no abramos de par en par la puerta al enemigo para que éste entre mediante impresiones, sueños y visiones. Dios nos ayude a mirar con fe a Jesús, y a ser guiados por las palabras que él ha hablado.” (Mensajes Selectos, Tomo 3, Pág. 462).
¡Qué Dios nos ayude a estar siempre “fundados y firmes en la fe” (Colosenses 1:23) de tal manera que estemos “preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros.” (1 Pedro 3:15)!
Autor: Oscar Pacheco
____________________
[1] Dicha visión se encuentra disponible en https://youtu.be/W96SwtL3g3w.
[2] “La imagen de la bestia quedará constituida antes que termine el tiempo de gracia; porque será la gran prueba para todo el pueblo de Dios, mediante la cual se decidirá su destino eterno... Esta es la prueba que el pueblo de Dios debe pasar antes de ser sellado. Todos los que demuestren su lealtad a Dios obedeciendo su ley y rehusando aceptar un día de reposo espurio...recibirán el sello del Dios Vivo.” (Eventos de los Últimos Días, Pág. 232).
[3] “Cuando termine el mensaje del tercer ángel la misericordia divina no intercederá más por los habitantes culpables de la tierra.” (El Conflicto de los Siglos, Pág. 599).
[4] Dicha visión se encuentra disponible en https://youtu.be/ZUKQIX4X3lY.
[5] A lo largo de todo el capítulo 4 del libro “Eventos de los Últimos Días” encontramos una serie de citas donde la mensajera del Señor hace declaraciones claras y contundentes en relación a la permanencia del movimiento adventista hasta el final de los tiempos, le invito cordialmente que lo lea con atención.
[6] Dicha visión se encuentra disponible en https://youtu.be/3GVBNs_ViNI.
[7] Ver los videos: https://youtu.be/2BORHGuu3os y https://youtu.be/k6HYRS7CAEM.