miércoles, 3 de mayo de 2017

El Papa planea celebraciones de Pentecostés con carismáticos y pentecostales

ROMA - El Papa Francisco ha invitado a miles de carismáticos católicos y miembros de iglesias pentecostales y evangélicas a Roma para celebrar Pentecostés y conmemorar el 50 aniversario de lo que se convirtió en la Renovación Carismática Católica.

Pope plans Pentecost celebrations with charismatics and Pentecostalshttps://cruxnow.com/vatican/2017/05/02/pope-plans-pentecost-celebrations-charismatics-pentecostals/
El Papa dirigirá una vigilia de oración el 3 de junio, la víspera de Pentecostés, en el Circo Máximo de Roma, un campo abierto que fue el sitio de un antiguo estadio romano utilizado para carreras de carros. Los participantes se unirán al Papa la mañana siguiente para la Misa de Pentecostés en la Plaza de San Pedro.

En 2014, el Papa Francisco había invitado a carismáticos y pentecostales a Roma en 2017 para conmemorar el 50 aniversario del movimiento carismático católico, que remonta sus orígenes a un retiro celebrado en 1967 en la Universidad Duquesne en Pittsburgh. El evento de aniversario está siendo organizado por los Servicios Católicos Católicos de Renovación Católica del Vaticano.

Las celebraciones del jubileo comenzarán en Roma el 31 de mayo con reuniones de oración, un festival juvenil, reuniones para teólogos y talleres.

'El Papa Francisco nos pidió que planificáramos un jubileo lo más inclusivo posible', en particular al incluir a otros cristianos que también enfatizan la importancia del bautismo en el Espíritu Santo, dijo Michelle Moran, presidenta de los Servicios Católicos Católicos Renovables.

Según la oficina de Moran, la renovación carismática católica está presente en más de 200 países y ha llegado a un estimado de 120 millones de católicos.

Reunido con carismáticos y pentecostales en 2014, el Papa Francisco admitió que no siempre estaba cómodo con la forma en que rezaban, pero se arrodilló en el escenario mientras rezaban por él y sobre él cantando y hablando en lenguas.

'En los primeros años de la renovación carismática en Buenos Aires, no tenía mucho amor por los carismáticos', explicó el Papa. 'Dije de ellos: Parecen una escuela de samba. '

Pero poco a poco, dijo, llegó a ver cuánto bien hacía el movimiento por los católicos y por la iglesia.